Nunca mientas a un idiota. Póker para guionistas y demás escribientes (Fuera de campo)

Nunca mientas a un idiota. Póker para guionistas y demás escribientes (Fuera de campo)

Language: Spanish

Pages: 208

ISBN: B00841YDP0

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


«Empecé siendo una jugadora calling station, de esas que juegan muchas manos porque no saben muy bien a qué están jugando y me he convertido en una jugadora gambler, a la que le gusta arriesgar porque le gusta jugar. Igual ante la página en blanco. Ahoro valoro tanto mi trabajo de guionista que quiero escribir para sorprenderme y sorprender a los demás.» Alicia Luna

Este libro tiene algo de juego porque a escribir guiones también se aprende jugando, poniendo al máximo nuestra capacidad de ser originales, diferentes. Aprendiendo a defender una idea como si se tratara de una peligrosa jugada de póker: dobles parejas contra quien sospechas que lleva una pareja de ases. Escribir guiones supone generar tramas arriesgadas y a la vez verosímiles para los personajes que inventamos. Pero ¿cómo vas a crear un gran personaje sin saber el tipo de escritor que eres? ¿Arriesgado o convencional? ¿Astuto o ingenuo? En este libro descubrirás quién es el idiota al que se puede engañar en una mesa de póker y, cuando vayas a escribir tu guión, te divertirás poniendo a prueba tu talento con las mismas estrategias. ¿Lo tienes?

Alicia Luna se inició como guionista de cine en 1999 con la película Pídele cuentas al rey dirigida por José Antonio Quirós que fue Premio del Público en la Seminci de Valladolid y Premio al Mejor Guión en el Festival de Comedia de Peñíscola. En 2004 obtuvo el Premio Goya al mejor guión y el Premio al Mejor Guión Europeo por la película Te doy mis ojos, que escribió junto con la directora Iciar Bollaín. Más tarde vendrían títulos como Sin ti y La vida empieza hoy, esta última galardonada con el Premio de la Crítica en el Festival de Málaga. Ha escrito el libro Matad al guionista, un libro de entrevistas a guionistas sobre metodologías de trabajo. Es directora de la Escuela de Guión de Madrid e imparte talleres y cursos de guión. Es coordinadora docente del Máster de Guión de la Universidad Carlos III de Madrid.

What Is "College-Level" Writing?

Your Handwriting Can Change Your Life!

Take Control of Scrivener 2

Mentor: A Memoir

HTML Fixes for Kindle (Ver. 1.2)

Writing That Works; How to Communicate Effectively In Business

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

manos alejan de su lado todas sus fichas como en un abrazo de despedida deseada. Decido retirarme. Ante mi gesto de decepción y abatimiento nos explican que cuando un jugador empieza a aprender a jugar también dan comienzo los miedos. Es verdad. Verdad de la buena. He pasado de ser una calling station a una conservadora aburrida y me consta que este tipo de jugadora no está aún registrada en la tipología de jugadores de póker. Ya no arriesgo porque conozco el peligro. Mi falta de talento y

tres usos del cuchillo (Three Uses of the Knife, 1998), compara el segundo acto con la etapa del regreso y nos apunta que «en ese momento tenemos mayor capacidad para separar lo esencial de lo ajeno y nuestra concentración se centra en el objetivo». De nuevo dos cartas para una nueva jugada. De nuevo pipas: 8-6 de corazones. Pongo cara de póker para que no se note que mi mala suerte en el juego no es superstición, sino real life, pero se ve que sí se nota porque el profesor se arranca: «Empezar

que por fin empiezo a jugar de verdad. Lo importante no son las cartas, sino cómo las juego, qué proyectos tengo para ellas y qué estrategias diseño. Hoy he aprendido que el color sí cuenta, racismos aparte. IV. El turn y el river: el tercer acto Cuarta y quinta carta a jugar. Todas las cartas están sobre la mesa, ya han sido mostradas. El jugador ha de decidir si tiene una buena mano o la mejor. Para llegar hasta aquí hemos tenido que superar el flop, tener un proyecto y estarlo

Disfrazado de «soy yo el que sigue aquí», nos resultó… ridículo no, lo siguiente. 7. Farol. ¿Qué haces cuando tienes un farol? Procuras permanecer impasible, inamovible, sabes que el otro te observa y tú no mueves un músculo para dar la impresión de que estás en calma, en paz. De repente el otro no ve tus cartas o apuesta tres veces más que tú para echarte de la mesa. ¿Qué ha pasado? Pues que el otro ha traducido que llevas un farol. Así de simple. Porque el inmovilismo gestual es la

muy de eso, de ver la luz cuando el subconsciente puede aplastar al consciente siempre pepito grillo. De repente me di cuenta de que el error estaba en querer hacer un documental de denuncia. Tenía que escribir una ficción con toda la documentación que ya tenía. Escribí entonces una historia de suspense entre personajes de setenta años y me empeñé en conocer a Laura Mañá. Cuando creí que ella confiaría en mí le propuse dirigir la historia. Laura me pidió leerla y su única objeción fue el

Download sample

Download